12/02/2021

Días grises llenaban mi vida hasta que llegaste tú.
No voy a decir que llenaste de luz mis días como en las películas pero sí que me fuiste describiendo y descubriendo los colores. Uno a uno los fuiste desgranando, me enseñaste, primero, que además del negro y el blanco, como yo lo veía, también estaban los grises. Eran esos primeros días que tú y yo nos veíamos, donde hablaba de mis monstruos del pasado, los hacías presentes, teñías de alegría y comprensión esos días y los devolvías a mi recuerdo como algo no tan malo y con otra tonalidad.
Después me enseñaste el verde esperanza; con él me hacías ver mi futuro de otra forma. Luego llegó el rojo pasión, ese color al que nos entregamos en cuerpo y alma, con todos los poros de nuestra piel y ya, cuando más prendida estaba de ti, lograste enseñarme todo el espectro de colores.
A día de hoy, sé que habrá días grises y negros en nuestra vida pero pienso en el verde, me pongo roja y sólo consigo ver todo en blanco puro, tanto como tú.
ilustracion san valentin

Vagaba por el mundo sin mucho pensar, sin mucho sentir y, de pronto, te encontré. Yo también tenía mis miedos, mis monstruos pero me los callé.
Contigo vi lo que era mirar a alguien y ver su alma. Contigo supe lo que era sentir y querer a alguien. Nunca había sentido. Contigo aprendí a mirar al futuro.
Pero si fuera sincero contigo te diría que tengo miedo, nunca había pensado en el futuro aunque te haya dicho que sí. Si fuera sincero contigo te diría que yo también tengo mis monstruos internos y que nunca me han enseñado a sacarlos aunque nunca te lo haya confesado. Si fuera sincero contigo te diría que yo no veo la vida como tú la ves, lo veo todo más sencillo. Si fuese sincero contigo te diría que yo sigo viendo todo en blanco y negro, así de sencillo pero nunca he sido capaz de ser sincero contigo, ni siquiera conmigo, porque en realidad eres tú la que aporta los matices, eres tú la que llenas de luz mis días; esa que tú desprendes. Llenas mis días de amor, ese que tú irradias porque mi vida la sigo viendo llena de monstruos y en blanco y negro.
ilustracion san valentin

Porque ambos, juntos, formáis la más bella historia de amor, la de crecimiento, amor propio y superación.
Ilustracion san valentin

Oda al amor hecha gracias a las ilustraciones de Erik Gallego.

09/02/2021

El domingo fui a ver un partido de mi hermana Maika Iraizoz y, aunque el rugby siempre me ha gustado, ni lo he practicado ni (dudo) lo practicaré pero sí que admiro el tesón de sus jugador@s, lo bien que se suelen llevar entre ell@s y, sobre todo, el respeto que hay siempre. ¡Y qué decir del tercer tiempo! Pero es que el rugby es, precisamente, un deporte que ya tiene, de por sí, una buena base de educación.
Y mientras observaba a mi hermana me daba cuenta del círculo que le rodea; y no hablo de su halo, que también y me daba cuenta de que los valores que el rugby difunde han podido interferir en ese círculo. Y me fijaba en el mío. Y observaba que algunos de esos valores yo también los practico.
Y me volvía a fijar en ese juego y en ese círculo; y en el mío.
Y es que, aunque conozcamos mucha gente y tratemos con muchas personas a lo largo de nuestra vida es ese círculo cercano el que nos determina así que, cuanto mejor construyas ese círculo y más te rodees de buenas almas, mejor persona serás.
Todos los seres que se cruzan en nuestro camino nos aportan algo, hay que saber qué y quién quieres ser para elegir a ese círculo o incluso mira qué círculo tienes ahora mismo y piensa si es quien quieres ser.

Rugby

04/02/2021

– Estoy cansada de llorar de amargura, quiero llorar de alegría, como veo a otras.
– Ven, cojamos un saxo, ¡vamos a tocar!
-¿Un saxo? Yo piano sí sé tocar pero saxo… Sabes de sobra que no.
-Es igual, no importa el instrumento, importa la música.
– Lo intento porque me lo dices tú pero no va a sonar bien porque no sé tocar el saxo.
– Pero sabes música, ¿no? En ambos casos te ocurre lo mismo, sabes lo que es llorar de pena pero no de alegría pero sabes llorar. Aquí ocurre lo mismo, sabes tocar el piano pero no el saxo, en cambio, sí que sabes música, que es lo que producen ambos instrumentos, así que para poder llorar de alegría primero tienes que saber qué es estar alegre, intenta estar contenta, siéntelo; al igual que la música y ya llegarán las lágrimas de alegría; las reconocerás. Así que ahora, toca, escucha, siente y si no te suena bien, al menos lo habrás intentado y habrás disfrutado. Recuerda, no es cuánto, es cómo y no es cómo sino que es con quién.
María tocó y sonó tan mal que, de las carcajadas, no pudo evitar llorar de la risa.
PD. Hay personas que te inspiran y convierten las letras en creaciones bonitas y hay creaciones bonitas que se convierten en personas.Y este juego de palabras es para dar las gracias a esos ángeles a los que les gusta jugar conmigo a componer con las letras.En la fotografía no aparecen ni saxos ni pianos pero sí las lágrimas más alegres que he visto.

02/02/2021

Hemos vuelto a la normalidad
Hay quien pregunta cuándo volveremos a la normalidad, otros incluso lo llaman “nueva normalidad”, yo opino que ya hemos vuelto a la normalidad, a la de antes y que la única diferencia es que llevamos una mascarilla en la boca.
Hay más miseria (tanto externa como interna) y hay más psicosis. De esto último no quiero hablar porque sí que me parece que es algo que va a pasar factura a una generación entera. Ha habido (y hay) muchos muertos, mucha incomprensión y mucho miedo. Cuando digo que, para mí, hemos vuelto ya a la normalidad me refiero a que la gente se sigue quejando como antes, sigo escuchando quejas por nimiedades y, lo que es peor, el que, pese a todo, está teniendo buena suerte o le está yendo bien, ni si quiera es consciente del privilegio que eso es.
Duele ver cómo, después de todo lo vivido, la gente sigue siendo igual, no han cambiado. Deberíamos aprender, ver que la vida puede cambiar en un segundo y agradecer lo que tenemos y lo que somos y, sobre todo, que aún seguimos aquí. Soy consciente de que en momentos de oscuridad no parece que sea así pero podía ir peor así que hay que agradecer.
También sé que muchas personas sí que han cambiado, lo cuál me alegra pero si después de todo, no hemos aprendido nada, estamos abocados no sólo a tener más pandemias (los errores son enseñanzas no aprendidas) sino a ser menos inteligentes que antes porque, como decía Confucio, “El hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor”.
PD. Cómo no me gusta lo negativo del mensaje, os dejo con otro de Confucio que se puede convertir en muy positivo (si queréis).

27/01/2021

26/01/2021

Llevo un par de días leyendo de nuevo “En un segundo tu vida cambia” porque ahora mismo me encuentro con la reescritura del guión de la película que se va a rodar basándose en la novela.
He de dar las gracias a Armando Bolaño por ofrecerme la posibilidad, no sólo de ver mi libro en pantalla sino también por poder participar yo en su adaptación.
Leer la historia no sólo me hace dar las gracias por el presente que tengo sino que tomo los consejos que se dan para seguir evolucionando como persona porque siempre siempre siempre se puede mejorar. Y en esas estoy.

Como dice la canción de Pedro Fernandez Razkin y Gorka Pastor hecha a partir del libro: que nadie apague tu luz.
Porque, aunque la vida pueda cambiar en un segundo, nadie es dueño de nuestro segundos salvo nosotr@s mism@s

22/01/2021

Fecha de caducidad

19/01/2021

Ninguna luz apaga otra
porque sabe que ambas,juntas,
dan más luz
niebla

07/01/2021

– ¿Me ayudas a cruzar? Al otro lado me espera la felicidad.
– Si es así, entonces cruza sola.

Puente de Lizaso, Ultzama

04/01/2021

A veces nos preguntamos si encajamos,
a veces nos preguntamos si importamos,
a veces nos preguntamos si siendo de otra forma nos iría mejor,
a veces nos preguntamos…
Y de tanto preguntarnos y tratar de encajar nos olvidamos de ser
y cuando un@ deja de ser; se desencaja.

26/12/2020

-Por ti yo cruzaría lagos, mares y hasta bajaría la luna. Una flor así no merece menos.
– ¿Y si te digo que estoy rodeada de espinas?
– Llegaré a ti igualmente.

24/12/2020

22/12/2020

Ayer, hablando con un amigo acerca de alguien que le había hecho mucho daño, comentaba que sentía algo muy negativo y que no le gustaba esa sensación. Él es muy buena persona y alguien así no sólo no merece pasar por eso sino que sólo debería tener buenos sentimientos y buenas personas a su alrededor.Al comentarle que podría ser rabia u odio me dijo que nunca había sentido odio pero que, quizá, podría ser y ahí lancé mi teoría: los sentimientos negativos solo hacen daño a quien los padece, la persona odiada no se entera ni modifica su conducta por ello. En cambio, los sentimientos positivos generan un beneficio para las dos partes.Por eso es mejor no sólo compartir lo bueno (decir a alguien que le quieres, que le aprecias, que te genera algo positivo) sino que lo malo hay que dejarlo ir. Con lo primero, estaremos ayudando al de enfrente; con lo segundo, a nosotr@s mism@s.
Y justo, cuando terminé de decírselo, me vino a la mente, la imagen de una fuente que hay en el monte de Larraintzar. Todo su alrededor es cal, barro y piedra, en cambio, su agua es pura y cristalina, de lo cuál se aprende que hasta de los alrededores más oscuros se puede sacar algo bueno.

Fuente de Larraintzar, en el valle de Ultzama

16/12/2020

Entre dos aguas
Entre dos mares
En el marrón de tus ojos yo confío
Mas el verde me protege
Me ahoga estar contigo
Me quedo sin aire al verte

Entre dos aguas
Entre dos mares
Y yo, me pierdo en el infinito
Entre dos aguas

14/12/2020

¿Dónde están las risas y los buenos momentos?
¿A dónde han ido a parar los abrazos y besos?
¿Dónde están esos sueños e ilusiones?
¿Y los planes juntos?
¿Cuándo se separaron nuestros caminos?
¿Fue cuando te marcaron por cuál ir tú
o es que nunca fue el mismo?

9/12/2020

Dentro de cada un@ de nosotr@s hay una guerra que sólo nosotr@s podemos lidiar. Ahí no pueden entrar amigos, familia, ni si quiera, pareja.
Hay personas con mayores batallas que otras y hay personas más luchadoras que otras. Hay quien esconde la cabeza para huir de los problemas y esperar a que se solucionen solos con el paso del tiempo (sin darse cuenta de que lo único que se pasa es precisamente eso, el tiempo) y hay quien se enfrenta a los mayores gigantes como si de moscas se tratasen.
Estas últimas personas son las que me suelen generar un atractivo especial, las que me hacen adorarlas, las que hacen que no pueda evitar tener ganas de abrazarlas eternamente. A las que les agradecería enormemente y de por vida la energía que irradian.
Por desgracia, la mayoría de ellas no saben cuánto valen, no saben que much@s quieren ser como ell@s y que, ni si quiera, ell@s se ven como l@s vemos los demás.
Y dándole vueltas a la tristeza que eso me genera y mientras pensaba y reflexionaba sobre esto y sobre lo que, a menudo tienen que soportar (además, de su alrededor envidioso que trata de hundirles más, su autoestima tendría que ser mayor) descubro esta canción de Sebastian Yatra con Camilo (uno de mis cantantes favoritos) que refleja a la perfección lo que opino de estas personas mágicas. https://www.youtube.com/watch?v=KAANzS240rM
PD. La foto pretende hacer alusión a que, generalmente, nos damos cuenta de los errores que cometemos cuando, de pronto, un día, nos miramos al espejo y nos vemos mayores.

2/12/2020

No eres sino un reflejo de un sueño, un anhelo
Una pieza de un juguete
que aún está por montar
Una mirada perdida
que nunca voy a encontrar.

1/12/2020

Cómo le digo a mi cabeza que no piense
si mi corazón no para de sentir,
Cómo le digo a mi corazón que no sienta
si mi cuerpo no para de temblar
Cómo le digo a mi cuerpo que deje de temblar
si estás tú.

30/11/2020

Esta pandemia, con su correspondiente confinamiento (salvando, evidentemente el peligro sanitario) ha traído no sólo una distancia social, también una división social, o al menos así la estoy apreciando yo a mi alrededor.
Están las personas deseosas de compartir risas y abrazos llenas de brillo en los ojos que traspasan hasta las mascarillas y están las personas con hambre carnal, las que su mirada traspasa tu mascarilla, las que parece que tienen una bestia dentro esperando que abran su jaula.
Están los que saben que hay que esperar para verse, abrazarse y sentirse y están los que lo quieren todo ya, los que se olvidan de que es una pandemia, algo histórico nunca vivido y que hay que aprender a esperar, a ver, a observar.
Están los que quieren cambiar o aprender de lo ocurrido y están los que quieren hacer como que nada ha pasado y esperan a la vacuna para volver a hacer lo mismo de antes. Lo que está claro es que tanto unos como otros, todos, esperamos poder quitar esa distancia social, no tanto por cumplir las normas (que también) sino porque el ser humano es un ser social por naturaleza y necesita el contacto, ya sea con ropa o sin ella y queremos pasar página y seguir con la vida. Eso sí, los caminos entre esas personas, ya se han separado, lo hicieron el primer día, unos hacia una vida mejor, otros hacia la misma de antes.

22/11/2020

La cuesta más grande, que la llevaba a la cima; esa que, desde abajo, no se veía tan empinada, estaba resultando ser más dura de lo que parecía.
Todo el mundo decía que podía, que no era para tanto, que muchos lo habían conseguido pero para ella, esa cuesta, se le hacía demasiado dura, demasiado larga; estaba exhausta.
La cuesta de la vida, a veces, es demasiado exigente y hay quien cree que es insoportable y que no merece la pena el esfuerzo.

20/11/2020

Hoy era de esos días en los que necesitaba crear, notaba mi cabeza con alta temperatura; a punto de ebullición diría yo. Nerviosa por dentro. De esos días de revolución interna que tod@s tenemos y que a cada un@ le da por sacarlo a su forma.Las palabras me salían a borbotones por la boca, las lágrimas no podían reprimirse más tiempo en mis ojos. Sólo había dos posibilidades: escribía o lloraba.He mirado a mi alrededor, no había pañuelos así que… ¡A escribir!
Y justo cuando ya casi parecía que mi inspiración me iba a mover las manos sin darme yo cuenta, veo esta imagen en el muro de Marcela Cernicica y me retrotrae a un pensamiento, a un sueño y a una pesadilla a la vez. Algo así dibujé yo en un taller de pintura magníficamente dirigido por Lola Rodriguez (bueno, lo intenté) pero no tenía el poder que esta imagen tiene.
Representa un ideal; o así lo veo yo, al menos. Alguien más fuerte (de forma física o metafórica) sujeta a otra persona más débil (de un sexo o de otro y de forma física o metafórica) mientras, al fondo, permanece inmóvil pero observando el miedo; ese que, aunque a veces no queramos, va a estar ahí, pero nada importa mientras te sientas sujeto a algo o alguien mientras puedas contar con algo o con alguien.
Algunos lo llaman romanticismo, yo lo llamo esperanza.
En lo que estaremos ambos de acuerdo, seguramente, es en que no nos referimos sólo a las relaciones sino a la forma de ver la vida. Hay quien lo ve como un mero paso del tiempo en el que suceden acontecimientos (buenos y malos) y hay quienes soñamos y procuramos alcanzar nuestros sueños pese a todo y tod@s.
Algunos lo llaman romanticismo, yo lo llamo esperanza.
Esta imagen es una bonita metáfora de la vida.

17/11/2020

Llega una determinada edad en la que, si se está solter@ durante mucho tiempo se le da vueltas a un@ mism@ y a su pasado sentimental. Por eso, a la hora de plantearse una nueva relación, de cara a los demás, podemos mostrar lo que pensamos realmente o no. En mi opinión, salvando a las personas totalmente sinceras con ell@s mism@s y con l@s demás, hay dos tipos de personas:
Por un lado están los que dicen que están mejor solos y que no quieren conocer a nadie pero que, en el fondo, no es que no quieran conocer a nadie sino que tienen miedo a volver a fracasar.
Por otro lado, están los que dicen abiertamente al primero que pillan que no quieren volver a fracasar y que son unos desdichad@s cuando, en realidad, lo que hacen es reclamar atención para conocer a alguien cuanto antes porque no quieren estar sol@s.
Suena parecido pero no sólo no tienen nada que ver las primeras personas con las segundas sino que la forma de verles también es diferente, a los primeros, les diría que fracasar es no intentar. No es que por volver a caer en una relación fallida se vaya a fracasar, fracasar con uno mism@ es rendirse y no intentarlo así que, a levantarse y a seguir.
A las segundas personas, sólo puedo decirles que quien mendiga, obtiene limosnas.
PD. La foto y la frase que la acompaña es fruto de reflexionar sobre esta cuestión.

17/11/2020

Todo pende de un hilo:
las marionetas,
las relaciones,
la vida

9/11/2020

Un día me irás a buscar y no estaré, me habré ido con las golondrinas que se van cuando no sienten ya calor.
O quizá me habré ido con las palomas que se van cuando no las alimentan.
O puede que, quizá, me haya ido con las avefrías, que son quienes avisan de que el frío está por venir.
Lo cierto es que estoy segura de que, para cuando te des cuenta, me habré ido con quienes tienen alas para hacerlo; con quienes vuelan alto y libre.

6/11/2020

Busqué para ver si en las profundidades me encontraba y no me di cuenta que no estaba mirando donde debía, no podía estar en la orilla de ese apacible río, con un solo toque tuyo me quedé helada; ese río de aguas templadas y cristalinas no podría jamás mostrarme mi cara, debía mirar más abajo.
Bajé hasta la cascada, esa en la que puedes dar un salto pero recordé que nunca me atreví a darlo, tampoco podía estar ahí.
Busqué entonces en las jaulas que había un poco más adelante porque recordé que un día me diste alas pero me di cuenta de que después me las cortaste. Tampoco podía estar allí.
Seguí buscando y bajé más y más. Fui hasta el final, donde el dulce río se une con el salado mar, allí tenía que estar porque es donde se podía mezclar entre tantas miradas y sonrisas perdidas, donde nunca nadie puede encontrar esa cara que nadie busca.

31/10/2020

Fundirnos en un abrazo
Que no pase el tiempo
Que sólo sienta tu respiración
Que el mundo se pare
Que mi corazón vuelva a palpitar
Que el frío desaparezca
Que los miedos se esfumen
Que con tu piel tocando la mía me sienta viva

Las estrellas, testigos del calor de la vida

29/10/2020

La inmensa mayoría de nosotr@s está san@ y, pese a todo, como vivimos en el país de la queja, nos quejamos de las nuevas medidas (hablo del ciudadano de a pie, no de la hostelería, que, contra ella, están cometiendo un crimen bajo mi punto de vista).
Imaginaos estar en silla de ruedas, convaleciente de una operación o incluso con cáncer. Algo tan básico y necesario para la recuperación como un paseo es una odisea. Pero más en concreto me refiero a enfermedades que no se ven y son igual de importantes; las enfermedades mentales.
Esas sí pasan por menos medicación y más por una charla, un abrazo, un encuentro, risas, etc para la recuperación de quien las sufre y, estando todo como está, es imposible.
Por eso me gustaría que nos lo tomáramos más en serio. Esto no va de quejarse de las medidas (tampoco las defiendo), no va de quejarse del gobierno (tampoco lo defiendo), va de que, cuando vayamos a quejarnos, nos demos cuenta de que hay gente peor y, quizá, con eso, nos sintamos más privilegiados, nos quejemos menos y disfrutemos más de lo que todavía tenemos.
Aprendamos de la flor de la foto, sale y florece pese a que alrededor no haya vida ni le importa si quiera.

19/10/2020

Aún recuerdo cuando era una niña y me levantaba por la noche atormentada por los miedos nocturnos, veía la luz del salón encendida y sonreía, abría lentamente la puerta, asomaba la cara y ahí estaba ella siempre, con una sonrisa en la cara, viendo la tv y con los brazos abiertos dispuesta a recibirme.
– Ama, tengo miedo
– Ven aquí.
En ese momento se abría el cielo para mí, era como si con la apertura de sus brazos se fuera encendiendo una luz divina. Llegaba a ella y ese abrazo me hacía olvidar todo y siempre decía:
– Todo pasará.
Ojalá existiera hoy día ese poder, ese don.
A veces sólo necesitamos un abrazo que nos haga ver que todo pasará.
A veces es tan sencillo como que te abran los brazos y te transporten a otro mundo.
A veces, sólo a veces, sólo con eso, basta con que nos digan: todo pasará.
Y si no encontramos a quien nos lo ofrezca siempre podremos recurrir al recuerdo de esos abrazos que recibíamos de niños.
Porque mientras haya raíces, cualquier flor, por marchita que esté, revivirá.

16/10/2020

Gotas de lluvia mientras esperas un mensaje
Música relajante mientras piensas en él
Tu alma pide sosiego
Tu cuerpo pide movimiento
Pasan las horas y el reloj no para
Se detiene el tiempo y la hora no llega
Fuego, frío
Tú y la calma
Todo es tan relativo…

12/10/2020

Él miraba por la ventana,
el bar de enfrente,
la juventud perdida

Ella miraba por la ventana,
el bar de enfrente,
la vejez soñada

Se descubrieron mirándose mutuamente,él con su mujer
ella con su pareja

9/10/2020

Lo mejor de las mascarillas es que, por fin, la gente se mira a los ojos y es ahí donde residen las verdaderas palabras

27/09/2020

Una mujer paseaba por un camino y vio, a lo lejos, dos chicas. Una estaba sentada y parecía llevar una margarita en la mano; la otra, se veía cómo iba hacia esa chica y se volvía en repetidas ocasiones.
Conforme se acercó a las chicas vio que la que estaba sentada deshojaba un girasol y pensó que jugaban al típico juego de “me quiere, no me quiere”.
Sonrió recordando su niñez, se acercó a ellas en actitud cariñosa y pudo escuchar que, mientras deshojaba un pétalo, decía a la otra niña:
– No te quiero.
Acto seguido miró a la mujer, le sonrió felizmente y la niña que caminaba, se giró y se fue. Cuando llevaba un par de metros le llamó:
– Vuelve, que igual ahora sí.
Y, nuevamente, cuando la tenía enfrente, deshojó otro pétalo y pronunció:
– No te quiero.
Cuando por enésima vez se iba a girar para irse, la mujer, al comprender lo que estaba pasando le dijo a la niña:
– ¿Tú la quieres?
– Claro – contestó la niña – sino no estaría así.
– Entonces vete y no vuelvas, dentro de unos años entenderás la razón pero ve y busca nuevas amigas que te quieran de verdad. Dijo la mujer.
La niña se fue llorando y, la que sujetaba la margarita comenzó a gritar pero la mujer, nuevamente, percatándose de todo le interrumpió:
-Es mejor que grites y patalees ahora porque, de seguir así, cuando seas mayor vas a gritar y patalear a todo el que no te obedezca y, viendo tu carácter, sé que harás que los demás parezcan malos a los ojos de los buenos. Todas las personas son libres, no deberían obedecer a nadie con el pretexto del amor porque esto que tú estabas haciendo, no era amor.
La niña gritó y pataleó igualmente.
Al cabo de los años, la niña del girasol, ya adulta, sigue pataleando cuando no se le obedece, sonríe cuando sí y acepta sólo a quien cumple sus mandatos pero, la niña que se fue llorando, sonríe de verdad a todo el mundo y ha aprendido a distinguir cuándo se le quiere de verdad y cuándo no.

girasol

25/09/2020


ewflexión sandra iraizoz

23/09/2020

Te vi
Te asomabas en la oscuridad
Te recordaba de otras veces

Tú que me habías hecho tanto daño
Tú que me habías quitado tanto
Tú qué tratabas de achicarme

Te estaba esperando
Te miré
Te dije que te podía

Y te fuiste
Tanto tú
Se convirtió en yo

Tanto miedo
Se convirtió en amor
Te vencí
Y todo se convirtió en luz

21/09/2020

Primer día,
abismo,
miedo.

Primer día,
boca seca,
nervios

Primer día,
tanto tiempo preparándome para esto
y aún no sé si podré.

Primer día,
recuerdo una frase que leí,
el miedo es lo contrario al amor.

Miedo,
es lo que bloquea,
lo que impide

Lo contrario es el amor
el poder,
el querer.

Primer día,
voy a poder,
voy a conseguirlo.

Primer día,
he podido.

Todos los primeros días
son miedos
y se superan queriendo.
El querer es poder
y el poder es lograrlo.

En marzo, después de unos meses de intercambio de mails, risas, reflexiones y quereres Juan Frommknecht y yo publicamos Nahia. Por mi parte con más miedo que poder con más experiencia de primeros días que de éxitos. Lo publicamos, hicimos una presentación y, pese a que tuvo mucho éxito, llegó la pandemia y no pudimos seguir presentando esta novela.Querer es poder, me repito, así que quiero volver a hacer más presentaciones, más encuentros con lectores, más buenos momentos, más reflexiones, más crecimiento. Esperemos que las nueva situación lo permita en breve.Gracias Juan por todo lo ofrecido hasta ahora, tu saber estar, tu quietud, tu valentía y… me repito, querer es poder y como querer es poder y queremos; ¡podremos!PD: La fotografía es obra de Juantxo Foto-rock y la portada, no me cansaré de decirlo, obra maestra de Nune Balenciaga con una excelente foto de fondo de Sebastian Coronado Espitia Gracias a vosotr@s también
Sandra Iraizoz y Juan Frommkhneich

18/09/2020

Cuando te dan en una mejilla, tendemos a guardarnos, a escondernos. Yo, soy partidaria de lo contrario, de volver a poner la otra mejilla.
Porque, aunque a veces te puedan herir de nuevo, los besos ahí, saben muy ricos

16/09/2020

Érase una vez una persona sabia que recorría los pueblos cargada con una rosa; nadie sabía quién era ni la razón por la que, cada vez que daba un consejo, daba a su mentor un pétalo. Un buen día, un muchacho de un pueblo se le acercó y dijo:
– Buenos días, vengo a hacerle una pregunta que la quiere hacer todo el pueblo pero nadie se atreve. No quiero ningún consejo.
– Házmela sin problemas. Dijo el sabio
– ¿Por qué razón vas siempre con una rosa en la mano? ¿Tan poderosa es que la llevas siempre contigo?
– Es la más poderosa que hayas visto nunca. Con cada consejo que doy, quito un pétalo, que es lo que protege a la parte más bonita y a la vez más delicada de la rosa, los estambres. Y así ocurre con la sabiduría, con cada consejo que se da se regala enseñanza pero a la vez sirve para que un día la inteligencia de esa persona sea vista por completo.

15/09/2020

Llevo varios días pensando por qué a algunas personas les suceden tantos malos acontecimientos y a otras, tan pocos; por qué algunas personas (que, generalmente, además, son de las primeras) tienen que luchar tanto para conseguir algunos objetivos y algunas otras personas no tanto (“casualmente” pertenecen al segundo grupo).
Llevo un tiempo pensando por qué hay gente que nace estrella y otros; estrellados y por más que piense no consigo encontrar la razón.
Siempre defiendo que hay que sentir más y pensar menos; por eso, quizá, de nuevo, en esta ocasión sea todo cuestión de sentir más y pensar menos, luchar más y quejarse menos; agradecer más.
Ya pertenezcas al primero o al segundo grupo, la queja no sirve para nada.

03/09/2020

Sobre ella ha llovido, ha nevado, ha caído el sol, ha granizado.
Quienes han tropezado con ella la han maldecido
y, a veces, sobre todo los niños, al verla, han querido hacerla suya, pedir un deseo y lanzarla al río.
Alguna ha acabado pintada en una habitación
y, otra, se ha llegado a ver con forma de corazón.
Pero todas, absolutamente todas, siguen siendo piedras
y, por ello, seguirán aguantando la lluvia, la nieve, el sol y el granizo. Porque ellas sólo saben que son piedras

Alquezar

01/09/2020

Era como el agua,
se expandía rápidamente,
allá donde fuera
contagiaba todo.
Y, de pronto,
un día
la dejaron helada,
rota.
Ya no había conexión,
no había expansión.
Helada

31/08/2020

María lloraba desconsolada en la calle, sentada en la acera mirando a la copa de un árbol. Se le acercó una mujer:
– ¿Por qué lloras?
– Se me ha quedado el balón encallado en la rama
– Qué tonterías, dile a tus padres que te compren otro. Cuando llegues a mayor verás lo que es un problema de verdad.
María agachó la mirada y pensó: es cierto, mamá, desde que papá murió, no ha dejado de llorar, eso sí deben ser problemas. Pero ese balón fue su último regalo… Y ningún adulto me lo quiere bajar… No puedo decirle nada a mamá o se disgustará más.
Así, al cabo de los años María sufrió acoso en el colegio y calló, aún no era adulta, eso no eran problemas y su madre ya tenía suficiente con sus jornadas largas de trabajo para poder pagarle a ella el colegio.
Un día, de mayor, cuando su jefe comenzó a gritarle una compañera le defendió y María le contestó:
– No pasa nada, seguro que habré hecho algo mal.
Así fue como la niña María aprendió a soportar el dolor porque tenía que esperar a crecer para poder quejarse de tal forma que la María adulta no vio necesario quejarse porque había normalizado el dolor.

foto: la mente es maravillosa

25/08/2020

Es curioso cómo, de pequeño, estás deseando que llegue la merienda de tu cumpleaños para recibir los regalos que los adultos han podido (a veces, a duras penas) pagar con el sudor de su frente y ahora, de mayor, cuando puedes pagarte eso con el tuyo lo que quieres es que esos adultos siguieran en esa mesa.
He de reconocer que la mayor pena siento cuando veo a adultos que siguen prefiriendo que otros adultos sigan sudando para poder pagar sus caprichos materiales.
PD, en la foto salgo con un vestido hecho por mi madre que no lo cambio por ninguno de la firma más afamada de hoy día.


cumpleanos

24/08/2020

Recuerdos…
De niñez perdida
Nunca vivida
Siempre soñada
Infancia robada

Vistas del pueblo de Eltzaburu desde el monte

11/08/2020

Ya hace unos años repetía mucho una misma frase en mi cabeza y lo hacía constantemente y de forma casi compulsiva. Tal es así que terminó siendo el título de mi primer libro “En un segundo tu vida cambia”. Y es que no es para menos porque así es, se puede comprobar a diario. Esta misma semana, sin ir más lejos, ha habido una explosión en Beirut, ha chocado un avión, el coronavirus se ha extendido más que nunca y yo, de pronto y sin darme cuenta, tengo un buen golpe con la bici (no es comparable, por supuesto, pero te das cuenta de que los accidentes ocurren en un segundo).
Fue el otro día bajando un monte, habíamos pasado una mañana increíble en unos parajes maravillosos, habíamos superado algunos problemas típicos de las salidas en bicicleta de montaña y, sobre todo, una persona del grupo, aún convaleciente de una operación, había demostrado que, cuando quieres, puedes. Yo iba feliz por él, me encanta cuando alguien intenta superarse, cuando no se rinde, cuando le echa “narices” a los problemas y/o inconvenientes.
Íbamos justamente hablando de ello; de los esfuerzos que se hacen a veces en la vida, de que unas personas lo tienen más fácil que otras en su camino, de cuántos héroes y heroínas anónimos conocíamos y de que, la vida, es tan efímera y a la vez, a veces, aprendes sólo a base de golpes que, o la vives intensamente y con sonrisa, o la vives amargad@.
Y de tanto hablar, ocurrió lo que era de esperar; una caída. Un golpe seco y fuerte en mi costado, un dolor intenso y minutos de tensión. Por suerte, como digo muchas veces, soy “la pupas” pero una pupas con una flor debajo del culo porque es cierto que he tenido varios (por no decir muchos) incidentes en mi vida pero, por suerte, siempre tengo un ángel que me protege y se queda en sustos. Sustos de los cuáles siempre aprendo algo.
Desde el segundo uno fue todo muy cómico, hablaba con la chica que me socorrió en primer lugar del vino que iba a beber después para que se me pasara el dolor. Ya en urgencias, diciendo que si me hacían pruebas y salía alguna anomalía en la cabeza no se preocuparan porque mi locura era de nacimiento. Posteriormente, la chica de las placas acabó diciendo que quería más días así. La celadora, por su parte, encantada con los paseos que se hacía conmigo. Y así, un par de horas más tarde todas las personas que habían tropezado (no en sentido literal como yo) conmigo en ese momento sonreían para el resto del día.
Porque si una cosa tengo clara es que, por más desgracias que ocurran, hay dos formas de afrontarlo; con alegría o amargando al resto (haciéndolo primero contigo mism@) y yo, personalmente, prefiero hacer reír a mi alrededor que, seguro, se pega algo.
Gracias a todas las personas que me atendisteis y soportasteis mis tonterías y, sobre todo, gracias por devolverme la sonrisa.

06/08/2020

Lo peor de los sitios donde te hacen daño no es volver; es querer volver
Lago

05/08/2020

Quizá sea porque soy viejoven, porque empiezo cada vez a valorar más otras cosas o quién sabe, porque quizá estoy llegando a eso que llaman “atardecer de la vida” pero lo cierto es que las estampas de mar me retrotraen a la niñez. Al olor a sal, a gasoil de camión, a amaneceres húmedos, a hierba recién cortada, a risas, también a llantos porque no quiero salir del agua, a baños en la piscina, a tortilla francesa en pan de ayer, a gritos de “¿bajas a jugar?”
Y ese recuerdo, inevitablemente, me hace sonreír.

03/08/2020

“¡Estoy teniendo el mejor verano de mi vida!”.
Eso decía, cada verano, cuando era pequeña. La razón era sencilla, (pero es que, así es la vida, por mucho que nos empeñemos en complicárnosla) con lo básico tenía para sonreír y ser feliz. Por la mañana hacía la tarea, después comía, seguidamente cogía la bici y me iba con los amigos. Volvía justamente para la hora de cenar (si volvía, sino mi madre seguro que me tenía un bocadillo preparado) y volvía, después, con los amigos.
En la época adolescente, en el instituto, sentía vergüenza al decir que era de pueblo porque “éramos menos” que los de ciudad así que no decía cómo me pasaba el verano. La adolescencia y sus complejos… Ahora, de mayor, y tras el confinamiento, donde todo el mundo ha querido tener su espacio, me siento orgullosa de no haber querido dejar nunca mi Ultzama natal porque llevo días levantándome, haciendo la tarea (véase tarea de adulto, es decir, trabajar), como, cojo la bici, voy con amig@s, vuelvo para cenar y después… ¡Siempre surge algún plan!
Así que puedo decir que este año, también, ¡es el mejor verano de mi vida!

27/07/2020

Como dice la fábula “todos tenemos un lobo bueno y uno malo y, depende de a cuál alimentes, ese es el que ganará”. Nadie es 100% bueno ni 100% malo e, incluso, depende de a quién preguntes, una misma persona puede ser buena y, para otr@, mala. Por eso (y por el hecho de que, quien siembra, recoge) soy partidaria de ir sembrando cada día en nosotr@s mism@s pequeñas migajas de bondad.No hace falta grandes esfuerzos, sólo es quererse y cuidarse un poco más cada día y querer y cuidar un poco más a los demás. Y aunque parezca una tontería, ¿quién no ha visto llenarse cubos por grifos mal cerrados que se les escapaba pocas gotas? Así debemos hacer, no importa cuánto malo nos haya ocurrido o que tengamos un día o una temporada en la que somos más arisco, serios, o secos, lo que importa es ir llenando nuestro cubo con buenas gotas y terminará venciendo el lobo bueno.

Foto: ying y yang. pinterest.

20/07/2020

– Tía, ¿por qué comes tan poco hoy?
– Porque tengo un nudo en el estómago y no tengo hambre, bonita mía.
– No lo entiendo, el estómago no es como un cuerda, ¿se puede hacer un nudo?
– No, no, te explico. Estoy dándole vueltas a un problema, tuve una discusión con tu tío y no se me sale de la cabeza, tenía que haberle dicho otras cosas y me callé y por pensar en ello primero sientes una punzada y luego empieza a molestar la tripa. Después ya se te quita el hambre.
– Pues hacer las paces, cuando me riño con mi hermano hasta que no hacemos las paces no nos dejan jugar. Hoy es mi cumpleaños, quiero que sonrías, juegues y comas, están los primos, la abuela, ¡y hasta el tío ha venido! Así que haz las paces y luego vuelve que hoy he hecho yo la tarta.
– Tienes razón, bonita, lo que no decimos nos hace daño por dentro, solemos callarnos por no hacer daño al de enfrente y al final… Es cierto que, a veces, lo que se dice, duele al otro, pero es así cuando es verdad y, por eso mismo, lo mejor que podemos hacer es, precisamente, decirlo, por el bien de la otra persona. Así que hice bien, se lo tenía que decir. Muchas gracias, eres la mejor sobrina del mundo
– Y tú la mejor tía, pero que no me oigan las demás. Y ahora, ¡vamos a jugar!

17/07/2020

Hay una frase de Buda que dice: “Si añades un poco a lo poco, y lo haces con frecuencia, pronto poco llegará a ser mucho”.Hoy os traigo un ejemplo para quien crea que no es cierto: Tres años ha tardado esta flor en salir. Tres años en los que desconocía cómo iba a salir y, ni si quiera, si lo haría algún día. Fue un regalo que me hicieron y la sorpresa era su color.
En todo este tiempo no he dejado de regalarla, cuidarla y mimarla y, finalmente, esos cuidados han dado sus frutos.Vamos, ¡ánimo!, ¡que unos pocos hacen un mucho!

15/07/2020

Con esto de tinder, instagram, postureo y materialismo hay quien anda perdid@.
No hay que olvidar lo que de verdad importa.

Hoy la inspiración me ha dado por ahí:
tinder

08/07/2020

Como cada mañana ella miraba por la ventana esperando encontrarle. Hoy era el último día que le vería en mucho tiempo así que se había prometido a sí misma que le diría algo.
Le sentaba bien su traje de diario, ese pantalón blanco; blanco puro mezclado con ese rojo; rojo pasión. Pasión la que ella sentía y que le impedía dormir cada noche esperando que llegase la madrugada para verlo, mirarle a la cara, ver esa sonrisa; su sonrisa; la de su valiente hombre. Aunque, en realidad, él era uno más de tantos; para ella era su valiente.
Parecía mentira que, con todas las aplicaciones y adelantos que hay hoy en día, aún no había conseguido sabes quién era él. Cada mañana durante tantos años lo había visto que hoy sí se había propuesto conocerlo, era su última oportunidad, último día. Cogió aire, se asomó a la ventana, la abrió, sonó el cohete y el estallido de gritos no permitió oír a nadie su voz.

06/07/2020

Este año no habrá tómbola,ni “la última y me voy a casa que mañana trabajo”,no habrá cohete que avisa, a un@s de que salen los toros y, a otr@s, de que ya salen de trabajar,ni habrá deseos de buenas fiestasni “friends forever” escrito en los baños. Este año tampoco habrá coconi perrito pilotoy lo único que dará vuelta será el corazón al ver que a las 12 en punto no suena el zumbido del cohete seguido de una voz al micrófono que hace que todo estalle en una milésima de segundo y la piel de gallina permanezca durante 9 días intacta.
El año que viene Fermín seguirá ahí; y la estafeta y los pinchos y los abrazos y las risas y todo estará dispuesto para que podamos disfrutar el doble de que estamos aquí; vivos y felices.¡Viva San Fermín!
Gora San Fermin!

01/07/2020

La habían abandonado a su suerte al igual que lo habían hecho con otras muchas pero ella decidió pelear y persistir, pelear y persistir.Así, muchos años después, era la única que quedaba en pie.

30/06/2020

Me gustaba hablar contigo; me hacías sonreír. Es cierto que permanecías mucho en silencio pero, aun así, adoraba pasar las noches en vela contigo.Hoy me doy cuenta de que no eras más que un reflejo.

25/06/2020

Lo malo no es que te pongan una mala cara, lo peor es que te acostumbres a ello.Lo malo no es que te den una mala contestación, lo peor es que la justifiques. Lo malo no es que no te quieran, lo peor es que no te quieras lo suficiente como para parar ese daño.Porque si te dan una mala contestación, un mal gesto, una mala acción, lo mejor es devolver con una sonrisa.Dentro de cada un@ de nosotr@s habitan monstruos diferentes que aparecen cuando menos nos lo esperamos, por eso, lo mejor es estar fuerte para afrontar los propios y los ajenos. Los primeros para que no duelan y los segundos para que no nos afecten.Porque da igual la máscara que te pongas, lo que importa es que debajo haya una sonrisa (y no hablo sólo en sentido literal)

PD. Gracias a Belen Olondriz (@kokkomo_eco) tanto por hacerme esta mascarilla como por, con ello, permitirme llegar a esta reflexión.

mascarilla

15/06/2020

María paseaba con su madre Susana en bici, iban a ver a su padre. Era un día de sol y nubes y la adolescente soltó por fin lo que llevaba dentro:- Por cierto, ama, ya sé qué voy a hacer cuando acabe la ESO, voy a estudiar Bachiller de Ciencias y me haré veterinaria. Así puedo curar a todos los perros del aita, a los de los vecinos… Ya verás. Y como Lucía va a hacer biología estaremos estudiando, además juntas, y después cogeremos un piso…- María – le interrumpió su madre – para un poco. Tranquila, no vayas tan rápido, ya te he dicho muchas veces que cada cosa a su tiempo. Mira esa nube, ves cómo justo está encima nuestra y, en cambio, un poco más adelante ilumina el camino? Pues así debes hacer, eso ocurre en la vida, ella te va iluminando un camino, síguelo, no trates de ir más rápido de lo que esa nube te va marcando porque sin querer…Susana cerró la boca mientras atravesaban con la bicicleta la carretera en el mismo punto en el que alcanzaban la luz del sol que llegaba a sus pies, la traspasaron hasta llegar a la sombra que hacía otra nube.- Te pasas por ir demasiado rápido, la luz que iluminaba el camino se queda atrás y vuelves a la sombra. Sentenció Susana. – Ama, ya estás con tus cosas.- Algún día lo entenderás. Mira, ves, ahora el sol justo ilumina lo más bonito que hay en este mundo, ahí está tu padre, venga, que ya llegamos, eso es una señal.- Sí, tú y tus señales… Pasaron los años y, tras varios problemas en la familia María acabó trabajando en una gasolinera, donde conoció a Raúl, su actual marido. Él era médico y, de pronto, un día se fueron de voluntariado a Colombia. Allí, mientras él curaba a enfermos, ella cuidaba de los perros de la aldea en la que se encontraban durmiendo.Un día, un sabio del pueblo se acercó a María y le dijo: ¿Te imaginabas alguna vez que ibas a acabar cuidando de perros y sanando personas? En ese momento María entendió las palabras de su madre el día que fueron a andar en bicicleta.


08/06/2020

Las personas, por el hecho de ser seres, tenemos unas necesidades y por el hecho de ser humanos tenemos (o deberíamos tener) otras.

En la sociedad de hoy día, en occidente; en el mal llamado “mundo desarrollado”, para cubrir las necesidades de nuestra condición de seres (comer, dormir…) tenemos que trabajar para ganar dinero con el que pagar esas necesidades, es decir, las necesidades cuestan un dinero que lo ganas con trabajo. Pero no un trabajo de la tierra que es la que da la comida, tienes que trabajar en otra empresa para que puedas comprar lo que otra persona ha extraído de la tierra para que tú comas. Y a este trabalenguas laboral se le une algo más retorcido aún; en esa búsqueda de empleo comienza una pelea que es, a veces, al propio estilo del reino animal.

Es una disputa por demostrar que eres mejor que el opositor, que tienes más estudios, más experiencia… A menudo, en esa labor, en esa disputa por el puesto que te va a hacer poder pagar esa comida que da la naturaleza gratuitamente, tanto a los empleadores como a los posibles empleados, se les olvida una condición inherente a todas las personas; lo humano.

Por eso, hay muchos cursos sobre cómo hacer destacar tu cv, cómo hacerlo más visible, cómo mostrarte mejor… En definitiva, se trata de que en un papel (lo más resumido posible, además) muestres tu mejor tú (laboralmente hablando), incluso a veces mejor si mientes para que destaques más aún y, así, al fin, te contraten.

No importa si eres buena persona, si ayudas a los demás, si tienes empatía, capacidad de ayudar, de generar bienestar a tu alrededor, eso, a la empresa, no le importa, quiere unos números y eso se lo dan los curriculums que mejor escritos están (o eso les parece).

Por suerte, y para no ser negativos, no sólo no todas las empresas son así, sino que además hay que tener en cuenta que el trabajo nos ocupa 8 de las 24 horas que tiene el día así que mi consejo es, como casi siempre, que sembréis el interior que es lo que se nota las 16 horas restantes y lo que, en realidad, os acompañará siempre. Conforme pasen los años, puede que cambies de empresa, de trabajo, de oficio, pero lo que es tu forma de ser; tu interior, ahí va a estar siempre, así que cuídalo, pero cuídalo bien porque eso no hay papel que lo pueda plasmar.

PD. Esta reflexión es fruto de llevar tiempo buscando empleo y escuchar algunos de los consejos que da mucha gente para poder conseguirlo. Tras modificar mi cv como ellos dicen, se supone que ahora debería tener más fácil encontrar un empleo. Veremos si el tiempo les da la razón.

cv sandra iraizoz

13/05/2020

Dejando atrás mis miedos
es cuando más yo soy.
Cuanto más yo soy,
mas tú eres.
Así,
feliz.
Dejando atrás los miedos
PD. La foto pertenece a la sesión que Paula Higueruelo me hizo para el libro “Ana se viste de Prada”. La portada, finalmente y pese a mi oposición por mi miedo a que se me viera desnuda terminó siendo mi cuerpo desnudo y de espaldas. Con ello se demuestra que el miedo, en realidad, sólo es lo que hay entre lo que deseas y lo que te impide alcanzarlo así que cuando sientas miedo, ¡hazlo! La sonrisa al alcanzarlo será mayor

08/05/2020

A causa la publicación de mi tercer libro, Nahia, y de la repentina y posterior llegada del COVID19 dejé un poco de lado la publicación en esta página y me centré en las redes sociales para animar y apoyar a quien recurriera a ellas como entretenimiento o evasión en ese tiempo. Una vez que ya vamos viendo que está volviendo a la normalidad la mayor parte de nuestra vida voy a colgar un pequeño libreto que he diseñado con las reflexiones y/o pensamientos que he tenido durante este confinamiento y que he titulado “Escritos durante un confinamiento. Una manera positiva de sobrevivir y otras formas de expresión”.
Espero que os guste y… ¡nos seguimos leyendo!
Puedes acceder a él pinchando aquí o puedes descargártelo

Libro Escritos durante un confinamiento

10/03/2020

Una chica miraba por la ventana, suspirando, con mirada triste y cabizbaja. Veía cómo la gente reía y disfrutaba en la calle y ella pensaba en su trabajo, en sus amigos, en que notaba que cuanto más ella era más incomprendida se sentía, más le apartaban. Veía que sus sueños, día a día, se iban desdibujando como los edificios que veía al fondo. Pensaba en su niñez, en cómo le había ido en su vida, cada vez sus suspiros eran más grandes. Agachó la mirada, se giró y fue a su mesilla de noche. Se acordó de María, su mejor amiga y se le escapó una lágrima. Abrió el cajón y sacó una carta:Querida Lucía,Te escribo a ti porque sé que eres la única que me vas a echar en falta, noto que ya a nadie le importo, no le veo salida a esto…Siguió leyendo y, al acabar, fue cuando se secó las lágrimas, cogió las llaves de casa y decidió que la única que no podía cumplir su sueño de verdad era María ya no estaba así que ella debía hacer algo, intentaría cambiar de trabajo, de pareja y de círculos, ella no podía dejar de ser como era o entonces sí dejaría de vivir, porque sería morir en vida.

27/02/2020

El tiempo pasa
la vida sigue.
Los amigos vienen
algunos se van.
El trabajo esclaviza
el humano racionaliza.
Los sentimientos no escuchan
la mente despista.
El mundo muere
La naturaleza sobrevive.
Paciente de la 154
Miguel de Unamuno

27/01/2020

Y allá, al fondo,encontré tu sonrisa.
Donde el naranja perdió su luz,
donde generaste la mía
mar anaranjado

20/01/2020

Ella esperaba a diario a que se cumpliera su sueño, a que pasaran cosas y, de pronto, un día se dio cuenta de que lo único que había pasado era el tiempo

13/01/2020

A veces te busco y no te encuentro.
A veces creo que eres como las estrellas, que hay que centrarse en otras para, que, de repente, se vea tu luz.
A veces te veo tan lejana que sé que si intento tocarte, sólo sería un espejismo que mi cerebro crea.
A veces te veo tan pequeña que no sé si soy yo que me he alejado o eres tú que has ascendido tanto que estoy a años luz de ti.
A veces, sólo a veces, sé que te has convertido en la estrella que siempre quisiste ser y que yo debo quedarme aquí admirando tu luz y dejándome guiar por ella.

02/01/2020

Feliz, no sólo porque empieza nuevo año, con todo el potencial que eso tiene sino porque empieza con una buena noticia que al fin puedo dar: en breve verá la luz mi tercer libro, “Nahia”.
No tiene relación con los libros anteriores (salvo su fácil lectura y sus miles de enseñanzas ocultas) y, de hecho, no lo he escrito sola esta vez pero el deseo de que remueva y guste es el mismo.
Gracias Juan Frommknecht por apuntarte a esta aventura, a Cristina Cortés Viniegra por el magnífico prólogo, a la princesa modelo y a su madre y padre que le permitieron sacarse la foto, a Sebastian Coronado Espitia y a Nune Balenciaga por la portada y a quienes han colaborado de una u otra forma ya sea inspirándome para escribirlo o escribiendo.
Y gracias a Laura Puy por el reportaje de todas las publicaciones de autores navarros que se avecinan. ¡Enhorabuena juntaletras!
Gracias ?
reportaje DN publicaciones navarras 2020

11/12/2019

Venimos de dos mundos muy diferentes,
a veces incluso hablamos diferente idioma.
Tus aficiones nada tienen que ver con las mías
y, aun así,
en cuanto nuestras miradas se cruzaron,
supe que no tenía escapatoria.
Hoy la inspiración ha ido por ahí ?

03/12/2019

Llegas de trabajar cansada, están siendo unas semanas agotadoras, mucho estrés, malas caras y mucho trabajo.
Sólo deseas que pasen los días.
Abres la puerta y la ropa para lavar te invade la entrada. Te entra más el cansancio aún pero esta vez sí ya no puedes dejarlo pasar más, estás sin ropa limpia. Al ir a poner la lavadora ves que hay polvo por todas partes, estás demasiado agotada para limpiar…
Sólo deseas que pasen los días.
Pones una lavadora, la llenas hasta arriba para que cunda bien. La activas. Al ir a sentarte al sofá ves que aún hay platos sin recoger, pero estás agotada para limpiarlos.
Sólo deseas que pasen los días.
Los apartas un poco, te sientas y enciendes la tv. No hay nada: programas de corazón, chismes entre famosos, series B, apagas la tv,
Sólo deseas que pasen los días.
Miras el móvil, tienes varios mensajes sin responder que te invitan a quedar, estás agotada y te agobia tanto mensaje…
Sólo deseas que pasen los días.
Decides meterte en internet, noticias de muertes, de asesinatos, secuestros… lo de siempre. Piensas que el mundo es una mierda y que se está yendo al traste porque no hay nada bueno en él.
Sólo deseas que pasen los días.
De pronto, una página nueva, nunca la habías visto lascosasbuenasexisten.com Te pica la curiosidad, pinchas y descubres imágenes de niños semidesnudos en un edificio ruinoso jugando con una rueda de bicicleta, otra de un gran bosque que ha ardido y en el centro de la foto hay unas cabañas y gente bailando. Siguiente imagen, una persona, sin pelo, en una cama de hospital sonríe a un bebé de apenas unos días que sostienen en unos brazos tras un cristal. Y, de pronto, te encuentras sonriendo y derramando una lágrima. No tienes una mala temporada, no tienes una mala vida; lo que tienes es una mala percepción de lo que te rodea.

29/11/2019

Otro tipo de Amazon nos debería venir a la cabeza al escuchar “Black friday” (=viernes negro) Y otro tipo de negro nos debería venir a la cabeza al escuchar la misma palabra: el negro de la falta de empatía, el negro de la falta de compañerismo, de no saber ponernos en el lugar del otro, del pisarle al otro con tal de subir nosotr@s, el del sólo importar un@ mism@, el no ayudar. El negro de la oscuridad del alma, el que intenta tapar a quien luce con luz propia; a ese negro que pertenecen los dictadores que vemos en la televisión y que tanto criticamos pero que, a pequeña escala, realizamos lo mismo en nuestro día a día. Porque ese negro no solamente se dan los viernes; se da el resto de días de la semana y porque creo que es la base de que el Amazonas se esté devastando porque, en verdad, es la base de la propia destrucción del ser humano que se está volviendo egoísta, egocéntrico y no piensa en nada que no sea sí mismo.
(Pd. la foto no tiene gran calidad pero muestra un bello amazonas lleno de naturaleza)
amazonas

20/11/2019

-Yo nunca te haré llorar. Le dijo mientras se alejaba para no volver jamás.
paisaje

05/11/2019

Éste es un mensaje para los procrastinadores, para los vagos, para los que creen que nunca van a alcanzar su sueño, para los que siempre le ponen trabas a ello, para los que esperan sentados a que llegue lo que ansían… Lo siento pero, ¡tenéis que pasar a la acción!
Confieso que yo también me quejé durante mucho tiempo de mi desdicha, cada cosa mala que me ocurría me sentía más desdichada hasta que aprendí que somos dueños de nosotros mismos y de lo que nos ocurre. No os voy a prometer que cuando seáis conscientes de ello os irá mejor pero sí os diré que si perseguís vuestros sueños seréis más felices.
A veces te encuentras con que tu alrededor no te entiende o te llama raro por querer alcanzar tu sueño (gente que quiero y aprecio mucho ni si quiera se ha leído mis libros o me sigue en las RRSS), otras te pondrás trabas a ti mism@ para tener una excusa por la que no perseguir tu sueño (yo creía que mis escritos no valían para nada porque me rechazaron varias editoriales y quise tirar la toalla). Otras veces las obligaciones te podrán más que tu deseo (tener una hipoteca con las obligaciones que conlleva en un país en el que casi hasta hay que pagar por difundir la cultura va en sentido contrario a alcanzar mi sueño y vivir de ello) pero no desistí, no dejé que todo eso me venciera porque, aunque me costó, sé que ir en contra de lo que siento muy dentro no tiene sentido. Porque lo que te va a hacer feliz es seguir a tu interior y no a lo que diga el vecino, o la sociedad.
Porque hacer caso a tu interior y no tanto a lo racional tiene la mejor recompensa del mundo; la felicidad. Sólo cuando sigas a tu interior serás plenamente feliz. Él sí te conoce y cuando te hable, escúchalo, te va a dar un buen consejo.
PD. No soy alguien famoso ni he llegado a estrella de Hollywood pero pongo mi ejemplo porque ahora sí me considero feliz siguiendo mis instintos internos y a sabiendas de que hacer caso a los demás hace que vivas su vida, no la tuya.
sandra leyendo

28/10/2019

Te despiertas con el llanto del bebé, son las 6.20 de la mañana, apenas llevabas 30 minutos durmiendo y te quedaban sólo 10 para que sonara el despertador.
“Otra vez que me toca a mí, para variar, él nunca se levanta” piensas. Vas a calmar al bebé, no hay forma, son las 7 de la mañana, tu pareja se ha marchado a trabajar sin decir apenas ni adiós, con prisa y malhumorado. La tensión de la llegada del bebé hace dos meses ha hecho que estéis peor como pareja.
“Ya se le pasará, ¡encima de que me levanto siempre yo! , yo también trabajo mis ocho horas, igual que él y encima tengo que atender al niño”. Suena el timbre, abres corriendo la puerta, es la niñera, le dices que no ha dormido apenas en toda la noche y que le has dejado la leche preparada como siempre. Te vistes rápidamente y sales a trabajar.
Son las 11 de la mañana y empiezas a pensar que ya es demasiado tiempo como para que tu pareja no te haya dicho ni si quiera un “lo siento” o unas palabras de aliento, para ti también está siendo difícil esta temporada.
Erais una pareja muy feliz, teníais muchas cosas en común, os amabais con locura y os cuidabais como nunca nadie lo había hecho. Os casasteis hace poco con la intención de tener un hijo y ahora que había llegado estabais tan agotados que os habiais olvidado el uno del otro.
11.30 suena el teléfono, es una extensión larga, piensas que es el jefe que ha visto cómo ha caído en picado tu rendimiento estos meses y atiendes el teléfono dubitativa.
“Hola, llamamos de la guardia civil, tu marido ha tenido un accidente, está siendo trasladado al Hospital Central”. Tu vida se desploma en un segundo, ¿estará bien?, ¿cómo estará?, ¿qué habrá pasado?, ¿qué habrá pensado por última vez?, no debía haberle contestado ayer, si no me hubiera enfadado porque no se ha levantado le habría saludado como cada mañana con un beso de buenos días, si le hubiera dicho que no pasaba nada por esta mala racha y que seguro la superábamos juntos, si le hubiera dicho que lo quería un poco antes de cerrar la puerta… ¿Por qué?

El hubiera no existe, lo que existe es el ahora y esta situación que parece tan imposible pasa a diario. Digamos, por favor, más veces “te quiero” a quien lo hacemos de verdad, no sabemos cuándo nos vamos a ir, no dejemos esa espina clavada para siempre.

22/10/2019

El tiempo pasa,
las hojas se secan
los sueños se van.

Las heridas pesan,
los deseos se apagan,
la vida se va.

Y, mientras, tú,
con tus sueños,
tus anhelos
y tus deseos
sin emprender.

Así, viendo que el tiempo pasa,
las hojas se secan
y los sueños se van.
el tiempo pasa

14/10/2019

Cómo me gustaría atreverme a decirte lo que quiero,
cómo quisiera mirarte a los ojos y decirte que ardo en deseos de abrazarte,
de rozar tus labios, de tocar tu piel,
de dejar que nuestras almas hablen por sí solas,
pero entonces me doy cuenta de cuán mala es la soledad por la noche,
de que sólo eres una ilusión en mi mente,
de que tengo que aprender a vivir sin ti para que, un día, pueda vivir contigo .

30/09/2019

En la vida pasa como con los ordenadores, nos suceden acontecimientos que pesan tanto que solamente podemos comprimirlos o sino no hay forma de que entren en nuestra cabeza o incluso en nuestro corazón. Lo que sucede es que, a veces, se descomprimen y vuelven de nuevo los archivos a su lugar de origen, es decir, a volver a doler lo que antes dolía.
Por eso yo soy partidaria de que si vas a descomprimir alguna carpeta de tu pasado que sea para enviarla a otra persona o a la papelera de reciclaje.
Adiós septiembre, mes intenso, gracias por todo lo que has traído. Bienvenido, octubre.

25/09/2019

– Te prometo que construiré para ti un castillo de arena
– ¿Por qué no me lo haces de piedra? aguantan más
– Tardarán menos en destruirlo, sí, pero, a la vez, lo podrás moldear a tu antojo y, si algún día lo derriban, te construiré otro rápidamente.
castillo de arena

24/09/2019

Todo el que corre, anda en bici, va al monte o hace cualquier otro deporte sabe que, si sales a tope sin haber entrenado nunca o llevando un tiempo sin entrenar, para los primeros 5 ó 10 minutos te parece que ya no puedes más, que necesitas parar. Pero, si no lo haces, al cabo de un par de minutos, ese cansancio, a veces, hasta desaparece y comienzas a disfrutar de la actividad.
Así ocurre en la vida, de pronto, si corremos para alcanzar un sueño sin haber entrenado, al poco tiempo nos parece que no lo vamos a alcanzar y que ya estamos demasiado cansados como para seguir intentándolo. En tal momento, si de verdad lo quieres, sigue, llegará un día en el que no sólo lo alcanzarás sino que disfrutarás mientras lo intentas.